Uno de los temas que más nos preocupa a las nuevas mamás, es el cómo recuperar nuestro cuerpo. Después de haber tenido a nuestro bebé, vienen un sin fin de sentimientos encontrados: una alegría inmensa por la llegada de ese nuevo ser que llega a iluminar nuestras vidas, pero también una gran preocupación de si seremos capaces de cuidarlo y darle todo lo que necesita.

A eso, añádanle la incomodidad de ver nuestro cuerpo totalmente diferente a como era antes de embarazarnos, de ahí las ganas de empezar con dietas de moda o seguir consejos de amigos y familiares para perder peso lo más rápido posible.

Sin embargo, éste es el momento de detenernos y darnos un respiro, es el momento de alimentarnos bien, de llenar nuestro cuerpo de nutrientes para que sea capaz de alimentar a nuestro bebé y al mismo tiempo de recuperarse poco a poco. Debemos pensar en una alimentación real, a base de alimentos vivos que llenen de energía cada una de nuestras células. Nuestro cuerpo es capaz de recuperarse si le damos los elementos necesarios, así que no debemos de forzarlo, démosle el tiempo que necesita y veremos el resultado de un momento a otro.

Este sitio puede ser de tu interés www.profetal.com.mx